Construcciones irregulares, el "pan de todos los días" en la Roma


Noticias MX (Mariángel Calderón Notimex).- En la casa de Adrián Flores y la de otras 33 familias de la colonia Roma todos los días tiembla, a causa de la construcción de dos torres de departamentos, y para ser escuchados decidieron cerrar la Avenida de los Insurgentes, casi esquina con Chilpancingo. 

Entre las rechiflas de los molestos conductores afectados por el tráfico, Adrián explicó a Notimex que todo comenzó desde hace un año, con el inicio de obra del proyecto inmobiliario "Ubika" en Insurgentes 464, que desde el principio se ha ido levantando entre irregularidades, permisos extemporáneos, eternas suspensiones para que regularicen su situación, sin garantizar la seguridad de los vecinos.

Tanto él como varios afectados consideran que la obra de dos torres de 12 pisos cada una y de 20 a 30 metros subterráneos debe ser cancelada, porque además de que afecta su salud y patrimonio, cuentan con documentos que avalan que existe conflicto de interés y varias anomalías.

"No sabemos ni siquiera si está aprobado el proyecto", manifestó Flores, quien denunció que desde el principio no existió el "procedimiento de publicitación vecinal" (mecanismo para incentivar la participación ciudadana y la transparencia), sino solo una manifestación, la cual señalaba que la constructora cumplía con los requisitos para llevar a cabo la obra.

Se han detectado irregularidades que van desde la falta de elementos de protección civil para los trabajadores, violaciones a permisos, hasta deficiencias en la protección a colindancias.

No obstante que en la obra se utiliza un muro Milán (estructura de contención para excavaciones profundas), contamos con evidencias técnicas de que esto es lo que nos afecta mayormente, pues de acuerdo con la empresa Sísmica de Suelos, las viviendas están sometidas a vibraciones que superan los estándares máximos permitidos para edificaciones industriales.

A ello se suman los dictámenes que demuestran que los hundimientos de sus casas superan los niveles máximos permitidos por las normas complementarias de construcción, además de juicios entre la constructora y Protección Civil, agregó.

Adrián Flores abundó que en mayo de 2018 lograron un acuerdo con la desarrolladora Ared para asegurar que sus procesos constructivos no afectaran las edificaciones, pero tampoco han recibido recomendaciones de protección a los predios colindantes.

Este grupo se suma a otras organizaciones vecinales de las colonias Roma y Condesa que han denunciado construcciones irregulares, permisos incompletos, carencia de informe de construcción, afectaciones a sus viviendas, que igual que ellos están preocupados por su patrimonio.

Adrián y sus vecinos han peregrinado desde hace un año por la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial  (PAOT), los institutos de Verificación Administrativa (Invea), y para la Seguridad de las Construcciones, así como en reuniones en concertación política.

Sin embargo, ante el silencio de las autoridades, optaron por cerrar avenidas, porque "es la única manera de que nos escuchen, nosotros ya acudimos a diversas instancias, es tiempo de que ellos vengan".

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto