De la incertidumbre al triunfo / En la opinión de Neldy San Martín

Redacción MX Político.- Yasmín Esquivel Mossa abrazó al coordinador de Morena en el Senado, Ricardo Monreal. Caminó entre los escaños y se tomó fotos con los senadores que encontró a su paso. La felicitaron morenistas, priistas, perredistas, panistas. Fue designada ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) por un periodo de 15 años.

En una segunda votación por cédula, el Senado aprobó a Esquivel Mossa con 95 votos, pese a los señalamientos de un posible conflicto de interés al ser esposa de José María Riobóo, uno de los contratistas más cercanos a Andrés Manuel López Obrador, involucrado en el proyecto del aeropuerto civil-militar de Santa Lucía, Estado de México.

Después de una intensa negociación del líder de Morena Ricardo Monreal, Esquivel Mossa superó los votos necesarios que requería para alcanzar la mayoría calificada, dejando a la candidata Loretta Ortiz con seis y a Celia Maya sin votos.

En una primera votación secreta, Esquivel Mossa apenas llegó a los 66 votos, seguida por 24 en contra de la terna, 18 nulos, Loretta Ortiz con 14 y Celia Maya con cero.

Con votos divididos en Morena y con el PRI y el PAN saboteando la terna, Monreal pidió treinta minutos, que se convirtieron en poco más de una hora, para negociar con los líderes de las bancadas en privado. Del salón de sesiones salió con el rostro desencajado, se subió al elevador con la panista Josefina Vázquez Mota del brazo y se reunió con sus opositores en la Junta de Coordinación Política.

A las cinco de la tarde reinició la sesión. Uno a uno los legisladores fueron llamados a depositar sus votos en las urnas para la segunda ronda. La priista Claudia Anaya, el senador sin grupo parlamentario Emilio Álvarez Icaza y los panistas Damián Zepeda y Gustavo Madero mostraron sus votos con la leyenda: “En contra” y “#RechazoLaTerna”.

La sonrisa del priista Miguel Ángel Osorio Chong contrastaba con el nerviosismo de Ricardo Monreal.

Los senadores del PRI cuidaban sus votos de las cámaras de los fotógrafos que estaban al acecho.

Comenzó el conteo de los votos. Cuando el volumen de uno de los bloques de papel sobresalía del resto, la senadora Freyda Marybel se acercó al escaño de Monreal y chocaron sus puños.

El resultado fue contundente: de 121 senadores presentes, 95 votaron por Esquivel Mossa, la candidata favorita del presidente Andrés Manuel López Obrador. De los 24 que habían rechazado la terna en la primera ronda, sólo mantuvieron su postura 19. De los 18 nulos quedó uno.

El triunfo de la negociación con el bloque opositor hizo que los morenistas le aplaudieran a su líder. Monreal se puso de pie y fue alabado por su bancada y aliados.

En privado consiguió lo que él mismo describió hasta el último minuto como una negociación difícil. A cambio, según reveló una fuente bajo anonimato, Monreal cedió a la oposición cinco magistrados de las Salas Regionales del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación y un comisionado del Inai, cuyos nombramientos se discuten en el Senado.

Las tres candidatas para sustituir a la ministra en retiro Margarita Luna Ramos eran rechazadas por algunos legisladores en la cámara alta. Cuestionaron su independencia y su cercanía al partido en el poder.

“¿Por qué? Una, con candidatura del partido en el poder; otra, con militancia hasta que inicia el proceso; y otra, con un claro conflicto de interés y señalamientos en el desempeño de función anterior”, denunció el senador del PAN, Damián Zepeda, al inicio del debate sobre la elegibilidad de la terna.

La bancada de Morena, PT y PES había pactado apoyar a Esquivel Mossa y sus esfuerzos irían en ese sentido, pero en el pleno se lanzaron a defender a las tres integrantes de la terna propuesta por el presidente.

“La ministra Norma Lucía Piña hasta le cantó las mañanitas al presidente Peña Nieto”, respondió en tribuna el senador de Morena, Félix Salgado Macedonio.

“Eduardo Medina Mora, del 2000 al 2005, fue el director del Cisen con Vicente Fox, es decir, el que nos espiaba. De 2005 a 2006 fue secretario de Seguridad Pública y luego fue procurador general de la República con Calderón”, recordó.

Yasmín Esquivel Mossa era la favorita, pero su elección resultó complicada porque también era la candidata más cuestionada de las tres por presuntamente favorecer a Riobóo como magistrada en la capital.

Pese a ello, fue llamada para entrar al pleno del Senado de República para rendir protesta como nueva ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Neldy San Martín
APRO
---
Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio. 

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto