Buenos y terribles tiempos / En opinión de María Rivera

Son buenos cuando México recupera la tradición de asilo político y recibe al ex Presidente boliviano Evo Morales. 

No se necesita compartir su ideología, ni justificar los hechos antidemocráticos que cometió, ni desaparecer los enormes logros de su gobierno. Sencillamente, es suficiente con reconocer que su vida corría peligro y que esto es suficiente para apoyar la medida. En eso consiste el asilo y en eso radica su grandeza. Mucho se ha dicho estos días de los grandes aportes de exiliados al país, no he de recordarlos aquí, solo señalaré que instituciones educativas y culturales son resultado de aquellos a los que México les abrió las puertas cuando eran perseguidos. Eso era lo que México tenía que hacer si era consistente con su mejor tradición política.

Se equivocan quienes desaprueban la medida por odios ideológicos y hasta raciales, exhibiendo que tanto a nuestro país como a muchos de los países latinoamericanos, nos atraviesa la misma herida, que no es otra que el histórico sobajamiento de los pueblos indígenas, nuestras raíces, el racismo de nuestras sociedades. No, no acabamos de resolver las circunstancias que les dieron origen, seguimos sin poder resolver nuestra identidad. Estos días, en todo el continente, en las redes, desde Chile hasta México, se han podido ver expresiones solidarias, pero también expresiones racistas y clasistas execrables. La polarización ideológica en la que estamos inmersos, no parecería responder al siglo XXI sino al siglo XX, con sus antiguas retóricas. A veces, pareciera que el muro no cayó nunca. Como sea, México ha podido ayudar en la crisis que atraviesa Bolivia, no es poca cosa y lo celebro. Introducir en el espacio simbólico la solidaridad y generosidad con otros, en algo contribuye para recordarnos quiénes somos y quiénes hemos sido como Nación en tiempos en los que no parece definirnos nada más que la crueldad y la muerte.

Son buenos tiempos, también, cuando en el Senado de la República, vemos que hay senadores de oposición que deciden enfrentarse a los excesos e ilegalidades cometidos por la mayoría de senadores de Morena, son una esperanza frente al autoritarismo morenista que designó a Rosario Piedra, militante de Morena y excandidata, como presidente de la CNDH, tras un proceso fraudulento, donde se extraviaron dos votos para conseguir la mayoría calificada y “elegir” a la candidata del Presidente López Obrador. Son buenos cuando se comprueba que el cinismo que solía reinar en las Cámaras, antes como ahora, al menos no es impune y que hay resistencias ante la política acaparadora del poder y profundamente antidemocrática del Ejecutivo, ejecutada por los legisladores de Morena, esa aplanadora que construimos, cuando votamos por ellos masiva e irresponsablemente. No sospechábamos que traicionarían el aparato democrático, llevando a cabo las mismas prácticas oprobiosas que tanto criticamos.

No sobra decir que Piedra Ibarra no reúne los requisitos para ser presidenta de la CNDH, porque es militante y consejera de Morena en Nuevo León, según video que circula en la red. El solo hecho de que tenga una militancia partidista debería haber sido suficiente para cuestionar su legitimidad para presidir un organismo autónomo.

Su actuación los últimos días dio cuenta, además, de que no está facultada para el encargo, cuando no se pronunció por la legalidad, y estaba plenamente dispuesta a prestarse para ser impuesta indebidamente. No solo descalificó a los senadores opositores, sino que fingió no escuchar las denuncias de los demás candidatos y las organizaciones de víctimas que exigían la reposición del proceso. Muy mala señal, sin duda, que alabara al Presidente en entrevistas y que se expresara de manera injusta sobre el trabajo de la Comisión que pretende dirigir, continuando los ataques sistemáticos de López Obrador a los organismos autónomos. Si es que tomara protesta, y sin votación legal, estaríamos ante un caso de corrupción inédito y muy serio, totalmente inaceptable.

Son malos tiempos para muchos jóvenes que han sido avasallados por la bota militar, en Chile, de manera despiadada y ahora, en Bolivia como se comienza a ver. Muertos y derramamiento de sangre, ante gobiernos sordos (y ahora dictatoriales), que tienen aún la vieja estrategia represiva incrustada como si fuese un trágico ADN, aunque sean formalmente democráticos. Como si los dictadores de antaño siguieran vivos en quienes patean, ciegan, violan en mazmorras policiales. El pueblo chileno no se merece la policía fascista que estas semanas los ha vejado.

También son malos tiempos para los ciudadanos de este país, que sigue inmerso en la ola creciente de violencia, que no se detendrá si el gobierno federal, junto con los gobiernos estatales, no cambian la estrategia. Nos encaminaremos, si esto no se hace, a un pico de violencia inédito. En el país de las fosas, de los desmembramientos, de las masacres.

Son muy malos tiempos, terribles, cuando, en medio de esta crisis de Derechos Humanos, los senadores de Morena deciden faltar a su palabra, y hacen la chicanada, no tiene otro nombre, de no repetir una votación que prometieron apenas hace unas horas para imponer a Piedra como presidente de la CNDH, violando su autonomía y entregándosela al Presidente, a través de un fraude. Terribles tiempos en los que comprobamos que convertimos a políticos deshonestos y fraudulentos en senadores, descubrimos que votamos por lo mismo que combatimos, desde la izquierda, durante décadas.

—--

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto