Eficiencia ambiental: ¿Agua privatizada? Puerta abierta al fracking y a la industria / En la opinión de Itzel de Alba

Por Itzel de Alba

 

Esta semana retornó a la agenda pública un acontecimiento de los primeros días de junio, una serie de decretos firmados por el presidente de México Enrique Peña Nieto, que garantizaríala disponibilidad del líquido para mexicanos que nacerán en los próximos 50 años.

 

Pero la desconfianza de la ciudadanía en el gobierno federalun gobierno con un nivel de desaprobación cercano al 70%—,hizo que la frase “privatización del agua” empezara a correr en varios medios de comunicación, en organizaciones civiles, entre académicos e investigadores; sin dejar atrás todas las alarmas encendidas en redes sociales.

 

Un análisis hecho por la organización Agua para Todos” asegura que con los 10 decretos firmados por el Gobierno Federal se intentó privatizar el agua para destinarla al uso de empresas o de grandes proyectos industriales.

 

En el enredo de la información y confusión que ha sido aprovechada para aumentar el desacrédito del Gobierno Federal, la Conagua, la Semarnat y el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF por sus siglas en inglés), advirtieron que del volumen total del agua en 295 cuencas consideradas en los decretos, será entre un 70%hasta el 93% el protegido para destinarlo a la preservación del ambiente y que no podráextraerse por ningunarazón. Asimismo, se dice en letras chiquitas, “sóloel 29% del total del agua restante podría ser concesionada por el Gobierno para cualquierotrouso.

 

Especialistas diversos han advertido que de ninguna manera se trata de privatizar el agua, sino preservarla para futuras generaciones en 10 zonas y ríos seleccionados. Pero otros especialistas han advertido también que los decretos consideran la concesión al sector privado, lo que abriría la puerta a su manejo por intereses privados, lo que no beneficiaría al manejo de recursos por las comunidades indígenas, por ejemplo.

 

En este contexto, pueden señalarse dos problemasel primerola evidente desconfianza las acciones del Gobierno; segundoun manejo torpe, por la falta de claridad y profundidad en la información oficial. Estasituación abrió camino a la percepción que se trata de una¨privatización¨ generalizada del agua, sin mayor discusión. Además, dio lugar aanálisiscomo el del colectivoAgua para Todos.

 

Ahora, esta desconfianza tiene que ver con que esos decretos abren realmente la posibilidad a la concesión del uso del agua por empresas refresqueras, mineras y sobre todo a la industria del fracking, causando no sólo el desvío del recurso que puede ser para las necesidades de la poblacion futura, sino que puede llevar también a conflictos ambientales mayores.

 

En esta primera entrega me refiero a la fracturación hidráulica o “fracking” que es una técnica que permite extraer gas –shale gas- y aceite contenidos en lutitas o esquistos. Estas son rocas que se encuentran en el subsuelo a profundidades de entre mil y 5 mil metros de profundidad, formando yacimientos no convencionales; y así se obtienen combustibles fósiles.

 

Para extraer estos hidrocarburos es necesario fracturar las rocas, inyectando una mezcla de agua, arena y más de 750 sustancias químicas altamente tóxicas a alta presión. Para este proceso se necesitan entre 10 y 15 millones de litros, es decir, la cantidad de agua utilizada para explotar estos pozos, sería suficiente para cubrir el consumo anual de más de un millón 500 mil personas

 

De acuerdo con información de Agua.org, desde la reforma energética en México, la práctica del fracking es más común, pues se busca la participación de un mayor número de agentes en exploración y explotación de hidrocarburos. Hasta2017,se habían perforado al menos 3 mil 780 pozos en los estados de Coahuila, Nuevo León, Puebla, Tabasco, Tamaulipas y Veracruz.

 

Entonces, conociendo qué es el fracking y cuánta agua utiliza, hay que recordar lo que recientemente Conagua dijo sobre establecerprocesos estrictos y transparentes de concesión a empresas e industrias para evitar el “beneficio a privados”, y asegurar el abasto del agua para la poblacio en los próximos 50 años.

 

Por lo que, esperemos que la declaración de la Comisión Nacional de Agua, realmente se lleve a cabo, pues de no ser así, estos decretos abren la puerta de par en par a privados para hacer uso de los millones de litros de agua que podrían aliviar el estrés hídrico de diversas zonas en el país, quizá no ahora,pero sí en un futuro.

 

--

Itzel de Alba es periodista egresada de la Universidad Carlos Septién García, con una especialidad en Política y Gestión Energética y Medioambiental por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO). Asimismo, es maestrante en la misma Facultad. Ha sido funcionaria en el gobierno federal y en el de la CDMX. Colaboró en el portal de Los Chavos son los Chavos, y en el periódico El Punto Crítico. Ahora es jefa de información en MX Político. Twitter: @pixdealba

 

Las opiniones emitidas en esta columna son responsabilidad de quien la escribe y no reflejan necesariamente la línea editorial de este medio.

 

izas

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto