En este estado ya es delito pasar el ‘pack’ por ‘pornovenganza’

Gracias a una joven que se convirtió en activista luego de que fuera víctima de la “pornovenganza” cuando tenía 16 años, se logró aprobar la ley que castiga esta situación

Por Vanessa Solis 

Ciudad de México.- Tras una larga lucha, por parte de una joven activista, a partir del 1 de agosto de este 2018 será delito publicar, difundir o exhibir las fotos, videos, audios o texto de contenido sexual sin consentimiento de la persona en Yutucán, México. También lo será si un tercero las comparte.

Esto se logró gracias a la lucha de una joven estudiante de psicología, Ana Baquedano Celorio, quien cuando tenía 16 años se tomó una fotografía desnuda en un baño y se la mandó a su novio.

 

 

Tras terminar la relación, él compartió su foto que se volvió viral en su ciudad generando un gran malestar en Ana, quien en una entrevista reconoció que pensó en el suicidio cuando pasó por esa experiencia.

La joven también dijo que pensó era su culpa, pero que luego entendió que debía hacer algo para que siguiera pasando eso, al menos no sin consecuencias.

“Se enteró toda mi escuela, mi familia, a donde fuera la gente ya había visto la foto, invadió todas mis esferas, sé lo que es contemplar suicidarte con tal de que la gente no vea esa foto”, dijo en entrevista a Buzzfeed News México.

Ana contó que el problema mayor fue cuando descubrió que la fotografía fue publicadoa en un extinta página web llamada “Yucatercos”, que resultó ser parte de una red de trata de personas. Este sitio además del material visual exhibía datos personales de las víctimas (teléfono, direcciones de escuela, casa y trabajo). A Ana le escandalizó ver que había una base de datos de decenas de mujeres y eso la hizo buscar ayuda legal y apoyo mediático.

“Mi primer acto de activismo fue pedir que no censuraran ni mi nombre ni mi cara”, expresó.

A raíz de su experiencia Ana generó una conferencia testimonial que empezó a impartir en las escuelas con el apoyo del programa institucional Escudo Yucatán para demostrar que ningún caso es un hecho aislado para que nunca más una mujer en Yucatán sintiera que estaba sola.

En el marco de las conferencias fue conociendo víctimas de difusión no consentida de contenido íntimo prácticamente en cada lugar al que iba, y contó que cuando les recomendaba a las mujeres que denunciaran, ellas le decían que las regresaban a sus casas porque hasta ese momento las autoridades no perseguían este delito.

Fue en diciembre de 2017 que la joven le propuso gobierno estatal que se atacara este problema desde otros frentes y no sólo a través de conferencias.

Así, asesorándose con abogados la joven redactó la iniciativa de ley enfocada solo a la difusión no consentida de contenido íntimo llamada conocida como “porno-venganza”.

“Porno-venganza” diferente al “sexting”

“La Secretaría General de Gobierno vio la iniciativa, la apoyó y se la mandó al gobernador, él se la envía al Congreso, pero me di cuenta que empiezan a salir en el periódico un montón de artículos que decían ‘ley para penalizar el sexting’ y yo dije ¡no, nada más eso me falta!”, explicó, por lo que decidió reunirse con los legisladores en com compañía de una psicóloga y un policía cibernético para explicarles a que se refería.

Ana explicó que la porno-venganza no es lo mismo que el término sexting, ya que esta última es una práctica común dentro de la sexualidad actual.

“Prohibir el sexting es como querer evitar enfermedades de transmisión sexual prohibiendo las relaciones sexuales, no va a funcionar y la gente no te va a hacer caso”, aclaró.

La iniciativa de ley busca que se castigue con hasta nueve años de prisión y multas a quien comparta este tipo de fotografías o videos, los haya conseguido con el consentimiento de quien aparece o no. Además, si quien difunde este contenido está relacionado sentimentalmente con la víctima o ésta es menor de edad tiene agravantes, mientras también está cometiendo un delito quien sólo “role el pack” aunque no conozca a los implicados, incluso, si quien las distribuye vive en otro estado, pero la víctima radica en Yucatán.

La normativa también contempla la “sextorsión”; es decir, si una persona amenaza a otra con difundir este tipo de fotografías a cambio de algo.

La ley entrará en vigor a partir del próximo 1 de agosto y convertirá a Yucatán en uno de los primeros estados de México en perseguir esta acción como delito.

¿Y en la Ciudad de México? 

Algo así ya había ocurrido en la Ciudad de México, aunque con sus diferencias, pues existe una modificación a la ley que es muy similar; se castiga con cárcel de entre 1 y 3 años a los usuarios que publiquen fotografías o videos de carácter sexual, sin embargo, hay cuestiones aún ambiguas, y tampoco se penaliza a los que amenacen a las víctimas con la publicación de este material.

Según el Código Penal del Distrito Federal en su título décimo tercero contra "la intimidad personal", capítulo primero, en la sección de “violación de la intimidad personal” en el artículo 212, estipula que la publicación de videos, imágenes y grabaciones de corte sexual sin consentimiento de la persona está penalizado, el castigo va desde los 6 meses hasta 3 años de prisión para el infractor.

Esta modificación a la ley es un claro ejemplo que debe seguirse en todo el país, pues la ‘pornovenganza’ no es un problema menor en México y otras partes del mundo, donde la mayoría de las víctimas son mujeres.

vsv

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto